Tejiendo nuestra historia, martes 29 de julio de 2014

Ceremonia de Premiación del Concurso Nacional de Leyendas I...

D.F. Méx., julio 2014.- El 21 de julio de 2014 se llevó a cabo la Ceremonia de Premiación del Concurso Nacional de Leyendas Indígenas 2014, “Plantas Alimenticias y Curativas de...


Leer mas...

Preparan clases de lengua zapoteca, mixteca y mixe

CANCÚN, Q. Roo., julio 2014- Se formará una escuela de lengua zapoteca, mixteca y mixe para que niños y adultos oaxaqueños no olviden sus orígenes. El proyecto se encuentra en...


Leer mas...

Solo el 1.5% de los indígenas estudian educación superior

De los 12 millones de indígenas que viven en México, únicamente ingresan a la educación superior 1.5 por ciento, de los cuales dos terceras partes terminan una licenciatura, dijo el...


Leer mas...

Gana alumna del ISIA concurso de ensayos previo al XI Foro d...

Puebla, julio 2014.- En el marco de actividades previas al XI Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita -SUJ- se llevó a cabo la premiación del concurso de Ensayos...


Leer mas...
01234
 
Escrito por Elvia Gutiérrez    |Domingo, 02 de Enero de 2011 03:40 |PDF  | E-mail

Recibir el año en los mixes se da de diferentes maneras, de acuerdo con los usos y costumbres de cada pueblo o de cada familia. Cada familia y cada comunidad tienen sus particularidades.

Como el caso de Epifania, una señora de 74, y originaria de Tlahuitoltepec, quien cuenta que para recibir el año, se bañan exactamente a las 12 de la noche, para dejar toda la suciedad, todo lo malo, y empezar una nueva etapa. Aquí no importa el frío, las creencias están en primer término, la fe misma hará que olvidemos el frío.

Agrega que ha tratado de mantener esa tradición pero sus hijos  y nietos ya no hacen caso de esta costumbre, porque otras tradiciones los ha invadido.
Por su parte, Leonila, vecina de Santiago Atitlán, explica que en esta comunidad, la tradición es ir desde muy temprana hora al cerro sagrado, para de inmediato preparar la comida y convivir con la familia en las primeras horas del primero de enero.

“No importa si no tienes hambre, tienes que comer y si quieres puedes dormirte nuevamente, esa es la tradición”, explica.
Sin embargo, lo que es común en los mixes es que en los meses de diciembre y enero se acude a uno de los cerros más altos de Oaxaca, el Zempoaltepetl, para agradecer y pedir salud, trabajo, dinero para el nuevo año, así como encomendarse a los seres sobrenaturales como el caso de Konk ëy, a quien para que haga caso de la petición, se le tiene que dar sus ofrendas, que consiste principalmente en el sacrificios de aves de corral, gusanitos de masa, mezcal, tepache y cigarros.

Ir al cerro significa convivir con la familia, con los seres queridos, pues para llegar a él, se tiene que caminar alrededor de 3 horas. En el trayecto se invita mezcal, tepache o tortillas embarradas de chile a la gente que se encuentra.

Aquí todo se comparte.
Al regreso, las aves sacrificadas se cocinan, para hacer el tradicional caldo de pollo de los mixes y los tamales de frijol.  Todo en un ambiente de alegría, de felicidad.

Esto no es todo, debido al sincretismo de los mixes, también el 31 de diciembre, a las 12 de la noche acuden a la misa, donde al final conviven con una taza de chocolate, pan o galletas, en tanto se observa el globo hecho con papel de china como se levanta y en que dirección se dirige.

Pues cuentan los ancianos que con ello se lee el futuro del pueblo. “Si va en dirección al cerro de Zempoaltepetl, quiere decir que irá bien, pero si va por el camposanto, es una mala señal, porque de seguro pasará algo durante el año”.

En tanto, vuelan aún los globos, la banda toca los sones para hacer bailar a los asistentes. Hombres, mujeres, jóvenes se disponen a bailar al menos tres piezas, como se ha hecho costumbre.